Biografia - José Engling-ES

1898-1918
PL | DE | FR | ES |
Vaya al Contenido

Biografia

Josef Engling 1898-1918
José en el gimnasio de Schoenstatt/Vallendar aprende a través del Padre Kentenich una espiritualidad, que también es probada en la dura guerra cotidiana y sigue siendo tan tópica para nuestro tiempo actual.
En la fase fundacional del movimiento mundial de Schoenstatt, José se encuentra en el proceso y se convierte en un ejemplo de lo que Dios puede hacer de una persona cuando está plenamente involucrado en Dios.
Amado en Casa
En su familia en Prossitten en Warmia (Prusia Oriental), no había ni riqueza ni pobreza cuando Josef nació como el cuarto de siete niños el 5 de enero de 1898. Su madre preocupada le trajo tanto amor que podía convertirse en un niño fuerte con una mente profunda, a pesar de las deficiencias físicas. El ambiente religioso y natural de su tierra le había marcado profundamente durante toda su vida.
El estudiante siempre dispuesto y ansioso disfrutó de la benevolencia especial de sus maestros. Pero el buen corazón de Josef podría emocionarse apasionadamente cuando se violaba su sentido de justicia. Con la Mater, Josef conoció su camino vocacional: quería ser sacerdote.
Por Dios llamado
Un comienzo inimaginablemente difícil
el 24 de septiembre de 1912, después de un viaje del tren de dos días, el José de 14 años de edad, llegó a Vallendar y se trasladó a la recién terminada casa de estudio de la Palotinos.
Una clasificación inesperada en el primer curso, la joroba y problemas en el habla e incluso su naturaleza torpe le hizo muy difícil encontrar su camino en su nuevo entorno. Los profesores y los compañeros de clase se preguntaron, "¿Qué será de el?".
Mejor de su clase
Al final del primer año escolar 1913 él será de 39 estudiantes no sólo de la clase mejor, sino que a pesar de sus defectos físicos lo eligieron prefecto de la clase. Por qué lo reconocían de esa forma, ni ellos mismos lo sabían. Tal vez porque sintieron su bondad y que: él es siempre verdadero y real.
Condiciones en la guerra
Durante la guerra, la casa de estudio se convierte en un hospital – entre 80 a 90 los estudiantes se mudan a la casa vieja – no hay armarios, sacos de paja en el suelo, casi nada para la calefacción, pequeñas mantas y poco dormir por el frío (hasta -28 bajo 0).
Su apostolado
Limpieza de inodoros, (un trabajo completamente desagradable, sin enjuague de agua), calentando el aula, compartiendo su comida, control en la sala de estudio, explicando desinteresadamente a los compañeros de clase las tareas.
José muestra que su elección como prefecto de la Congregación Mariana no es ha sido malo. Él dirige a la joven congregación a través de sus contribuciones y muchas; varias conversaciones de hombre a hombre sobre el sentido de la cooperación en la Congregación Mariana a pesar de las penurias opresivas de la guerra a una vida floreciente.
Probado en la vida
Entrenamiento para reclutas
En noviembre de 1916, José fue incorporado. Su entrenamiento como soldado se lleva a cabo en un cuartel en Haguenau en Alsacia. Día tras día, durante el entrenamiento, es sometido a la intimidación de los superiores insoportables. En sus ojos, los jóvenes reclutas no son nada más que "inútiles" que todavía no saben nada sobre la vida.
"en el servicio militar somos tan indiferentes a todo, tan indiferente y tan estúpido, como nunca he estado en el pasado. Así que me parece que convertiré más débil en carácter y flojo delante del sacrificio. » 13 de febrero de 1917.
Ascenso por Derrota
La guerra contra Rusia había terminado y José, después de seis meses en el frente del este en Rusia, fue enviado al frente occidental en Francia. Cuatro semanas de traslados, días de arduas marchas en el gélido frío y la nieve, y sin embargo permanece fiel a su ideal y a sus resoluciones. Luego vienen días interminables en vagones de ganado. ¿Cómo pueden los soldados engañar el aburrimiento? Juegan a las cartas, encadenando los juegos. A José también se permite jugar. Lo que los días dolorosos de marcha no habían sido capaces de lograr, su pasión por el juego lo hizo: abandonó su oración. "¿por qué he hecho tan poco progreso últimamente? Probablemente porque rezo tan poco, a pesar de todo el tiempo que tengo. » 21 de marzo de 1918
Su oración
Finalmente ha encontrado lo que debería sacarlo de este laberinto: la oración. En la soledad interior se perdió en la inquietud y la melancolía. Más alarmante eran exteriormente más circunstancias de la vida, necesitaba un lugar de paz en su propio interior. José siguió cada más y más esta orientación de su corazón.
Con María
Su oración se vuelve más y más conversación con María. Él sabe que es amado y acogido por ella a pesar de sus debilidades. La lucha para hacer todo perfectamente cambia en un deseo más profundo: pertenecer a ella totalmente y esperar todo de ella. No sólo le permite vencer las derrotas, sino que también lo une más y más profundamente a Dios en la Alianza de amor.
Ofrece su Vida
“Quiero pertenecerte enteramente. Soy tuyo. Dispón de mi y de lo mío como quieras. Pero, si es compatible con tus planes, quiero ser víctima por las tareas que has encomendado a nuestra congregación.” 03 de junio de 1918.
“Los peligros, no tengo miedo. Personalmente me es perfectamente igual ir a luchar en combate o en un puesto tranquilo. Incluso la muerte me gustaría recibir de la Madre.” 10 de Febrero de 1918
José Engling continua viviendo
Sus últimas horas
“Estábamos en un pequeño pueblo cerca de Cambrai. Entre nosotros, los soldados, reinaba una atmósfera de descontento. Nedie tenía ganas de hacer nada. José estaba sentado junto a mí. Me señaló un cementerio donde se habían cavado fosas y me dijo:
“Allí se está cavando mi fosa”
Le respondí: Estás loco, no lo creo. Me dijo entonces:
“Esta noche la Sma. Virgen aceptará mi ofrenda.”
Luego fue llamado y regresó con rostro alegre diciéndome:
“Tengo que ir a un comando de avanzada.”
Él sabía que yo al día siguiente partía con permiso de vacaciones. Tomó una hoja de papel escribió algo en ella y ma la entregó con estas palabras:
“Si caigo, comunica la noticia de mi muerte a esta dirección (P. Kentenich)”
Luego me dio la mano, me miró fijamente a lo ojos y me dijo:
“Que llegues bien a casa y por favor cumple con mi pedido. La Madrecita está conmigo. Estoy preparado y tengo todo en orden”” José Mehl, sobre el 4 de octubre de 1918.
Ya en las próximas horas el comando de avanzada es convocado a Cambrai. Para evitar un cruce de caminos peligroso, el pequeño grupo se aparta y prosigue por campo abierto. Repentinamente cae una granada; ésta no acierta en el cruce sino que alcanza a José en el pecho y la cabeza. José muere en el acto. Era el 4 de octubre de 1918, entre las 6 y las 7 p.m.

Regreso al contenido